Además de las diferentes variedades de ostras, sobre las que hemos hablado en otras ocasiones, otro de los términos más utilizados para definir y clasificar una ostra es el calibre.

Si ya has tenido oportunidad de probarlas, por ejemplo, en La Ostrería, te habrás fijado que, no solo especificamos la variedad de ostras, si no también su calibre.

¿Qué es el calibre de una ostra?

El calibre correspondería en principio al tamaño de la ostra.

Existen 6 tipos de calibres, del 0 al 5 (ambos inclusive). El calibre 0 es el más grande, y el 5 el más pequeño. Pero debemos tener en cuenta que, en muchas ocasiones, no solo el tamaño de la concha define su calibre.

También hay que tener en cuenta el peso de la misma y es que no todas las variedades tienen la misma profundidad de concha, y, puede darse la circunstancia de que a mismo tamaño, la carne sea más abundante en una que otra.

Podemos por tanto encontrar conchas muy similares en tamaño a simple vista, pero con distinto calibre si la diferencia de peso es significativa.

Se considera que los calibres 3 y 4 serían los más equilibrados, en cuanto a su relación calidad/precio, y por tanto, son los más comercializados.

Las de calibre 0 y 1, de mayor tamaño, y, por tanto, de mayor edad, son ostras más exclusivas.

Debemos tener en cuenta que la cría de las ostras no finaliza necesariamente cuando alcanzan cierto tamaño y es que, en algunas ocasiones, existe una segunda fase, denominada el afinado, durante la que se retiran del mar y se trasladan a otras zonas inundadas donde existe un exhaustivo control sobre la alimentación, lo que les conferirá posteriormente su finura y particular sabor.

¿Cuál es el mejor calibre?

No hay una respuesta fija para ello. De la misma forma que no existe consenso sobre cuál es la mejor variedad de ostras, con el calibre sucede lo mismo, ya que hay personas que prefieren un tamaño más bien medio y otras se decantan por tamaños mayores, que, recordemos implican además mayor longevidad de la ostra y por tanto un sabor más intenso en ocasiones.

En La Ostrería te recomendamos que, si acabas de iniciarte en el mundo de las ostras, comiences por probar calibres medios, como son el 3 y el 4, y, a partir de ahí experimentes con distintas variedades y calibres.